domingo, 29 de enero de 2012

El pequeño Rey de las flores, de Květa Pacovská

Un rey encantado por los tulipanes, rodea su palacio de flores buscando ser feliz, y cuando lo logra entiende que no puede compartir su felicidad con alguien, en plenitud,  porque le falta una princesa, entonces... Allí comienza la preciosa historia, que se llena de colores, aromas ¡y sí!, finalmente de amor.

Este libro-álbum de la checa Květa Pacovská es un tesoro que lleva su impronta al máximo en cada detalle, desde el libro como objeto al libro como momento recreativo. Ella misma explica acerca de su manera de elaboración:“Desde hace unos 20 años me dedico a crear libros de autor, es decir, que no sólo los ilustro, sino que los compongo y los convierto en objetos artísticos. Eso es muy importante para mí. Mis libros pueden ser percibidos con los cinco sentidos"



















Reseña por Barb Pistoia 

El pequeño Rey de las flores, de Květa Pacovská. Kókinos
Disponible en Los Libros del Vendaval
loslibrosdelvendaval@gmail.com

viernes, 27 de enero de 2012

Isol con libro nuevo, en México y con pijamas


La autora argentina publica un libro que brilla en la oscuridad para no aburrirse ni una sola noche.·

El público podrá asistir en pijama y contar sus sueños el próximo 28 de enero. Para una soñadora nata como Marisol Misenta -la escritora-ilustradora argentina a quien conocemos como Isol-, escribir sus sueños para después adivinar lo que quieren decir no es descabellado ya que, en gran medida, poseen esos elementos “inspiradores” que sólo encontramos en lo absurdo, lo risible y lo terrible de la vida. Y es precisamente en Nocturno, el nuevo libro que la finalista del Hans Christian Andersen Award de 2006 y 2007 publica con el Fondo de Cultura Económica, donde esos ingredientes se mezclan para crear un Recetario de sueños. Se trata de un libro-álbum que ofrece once posibilidades de sueños que los espectadores pueden elegir de acuerdo a lo que cada noche deseen soñar.  Las imágenes, que mezclan la impresión tradicional con barnices fluorescentes, dan pie a un juego lúdico entre realidad y fantasía, entre el día y la noche, lo aparente y lo sugerente. Y entonces no solamente es posible que una ballena nade en las nubes o que los amigos escondidos en el armario salgan para convivir; en este libro el lector tiene la posibilidad de soñar con ser otro. Son cinco prácticos pasos los que debes seguir para que este ejemplar –impreso en un formato de 23 x 17 centímetros que emula la forma de calendario de escritorio- surta los efectos que esperas: tener ¡buenos sueños! Libros, sueños y pijamas Que dos de sus personajes favoritos sean Mafalda, de Quino, y la “cuestionadora” Alicia de Lewis Carroll, no es coincidencia: para la merecedora de una mención en el I Concurso Ilustrado A la Orilla del Viento y la Manzana de Oro en la Bienal de Bratislava por su libro Vida de perros (FCE), un buen libro para niños “no especula con un saber de adulto, con preconceptos o citas a ideas culturales, y si lo hacen es a un nivel que no se olvida de buscar la potencia de lo que se está narrando, ni olvidándose de que un libro debe ser divertido y emocionante”. Y Nocturno es justo eso, un libro divertido y emocionante que se presentará el sábado 28 de enero a las 12:00 horas en la Librería del Fondo Rosario Castellanos (Tamaulipas 202, Condesa), en un encuentro al que el público podrá asistir en pijama, disfrutar la narración de la cuentacuentos Valentina Ramos, así como contar cuál es su sueño favorito.

Fuente: Consejo Cultural Colombiano

El color de la arena, de Elena O' Callaghan I Duch y María Jesús Santos Heredero


El color de la arena es un emotivo libro-álbum contado en primera persona por el niño protagonista, Abdulá. 
El relato tiene una redacción dulce y sensible, pero por sobre todo esperanzadora, describiendo inocentemente la cruda realidad de aquellos que viven en campos de refugiados, en el desierto, enfrentando las sequías y la pobreza; y resaltando, a la vez, la importancia de los vínculos familiares.
El niño ama dibujar y por falta de hojas y de lápices, lo hace en la arena sabiendo que el viento luego borrará sus ilustraciones. Sin embargo, no deja de hacerlo porque es lo que realmente lo hace feliz y, además, dibujar lo ayuda a encontrar a Nadjma cuando se pierde. Ella es una de las ovejas de su rebaño, con quien él mantiene una relación especial. 

oComo protagonista en paralelo, aparece el abuelo ya que a lo largo del libro los consejos, las anécdotas, pensamientos y sentimientos del mayor están presentes guiando el camino de Abdulá.
Entre la lírica y las hermosas ilustraciones, El color de la arena es una obra que invita a sentir y a reconocer las fuerzas del deseo y del amor como una manera de vida para no dejar nunca de creer.

"Dice también el abuelo que el día que yo vea el mar, podré pintarlo de azul y que ese día seremos libres"



 


El color de la arena, de Elena O' Callaghan I Duch y María Jesús Santos Heredero. Edelvives
Disponible en Los Libros del Vendaval
loslibrosdelvendaval@gmail.com

lunes, 23 de enero de 2012

Sobre literatura infantil e introducción al libro-álbum

Suele concebirse a los libros-álbum como medios para introducir al niño nada menos que en la organización del mundo y en la representación de este mundo con palabras e imágenes. La actividad lúdica de los niños, como la fantasía, es una de las fuentes esenciales que les permite reafirmar su identidad tanto de manera colectiva como individual. La otra fuente esencial es la literatura, cuyos cuentos populares, relatos de aventuras, rondas y poesías, le ayudan a recrear y potenciar su fantasía.

La palabra fantasía viene del griego phantasĭa, que significa: facultad mental para imaginarse cosas inexistentes y proceso mediante el cual se reproducen con imágenes los objetos del entorno. La fantasía, que debe ser defendida a toda costa, constituye el grado superior de la imaginación capaz de dar forma sensible a las ideas y de alterar la realidad, de hacer que los animales hablen, las alfombras vuelven y las cosas aparezcan y desaparezcan como por arte de magia.
La fantasía es una condición fundamental del desarrollo normal de la personalidad del niño, le es orgánicamente inherente y necesaria para que se expresen libremente sus posibilidades creadoras. La fantasía no daña a nadie; por el contrario, estimula al hombre común y al hombre de ciencia. El físico alemán-americano Albert Einstein, entrevistado por George Silvestre Viereck en 1929, dijo: "Soy lo suficientemente artista como para dibujar libremente sobre mi imaginación. La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo (...) Cuando me examino a mí mismo y mis formas de pensar llego a la conclusión de que el regalo de la fantasía ha significado más para mí que mi talento para absorber el conocimiento positivo".

Forma parte de nuestro cerebro, desde el instante en que la usamos como mecanismo de supervivencia, para descubrir nuestra situación existencial, contemplar el mundo desde otras perspectivas, estimular nuestras posibilidades creativas y satisfacer los deseos no cumplidos. En concreto, como señaló J.J.R.Tolkien: "La fantasía es, como muchas otras cosas, un derecho legítimo de todo ser humano", pues a través de ella se halla una completa libertad y satisfacción. Hannan Díaz dice: "Creo que la imaginación, la fantasía y la creatividad son aspectos fundamentales de la formación del ser humano."
Se debe partir del principio de que la imaginación está estrechamente vinculada al pensamiento y que el pensamiento mágico del niño hace de él un poeta por excelencia. Por lo tanto, toda obra que se le destine debe tener un carácter imaginario, un lenguaje sencillo y agradable, sin que por esto tenga que simplificarse o trivializarse.

La literatura infantil, aparte de ser una auténtica y alta creación poética, representa una parte importante de la expresión cultural del lenguaje y el pensamiento, ayuda poderosamente a la formación ética y estética del niño, al ampliarle su incipiente sensibilidad. A pesar de ello, muchos suponen que la literatura infantil puede entenderse como un conjunto de versiones adaptadas, usualmente simplificadas, de las manifestaciones literarias dirigidas para adultos. 
¿Y los libros-álbum? Ya el hecho de que existan, vuelve problemática esa teoría de la adaptación porque no hay algo similar, equivalente, en el mundo literario adulto. Por lo que el libro-álbum es la única forma de literatura  creada específicamente para un público infantil. Así, la única clase de narrativa nacida para los niños especialmente, puede representar las peculiaridades de la literatura infantil en su forma más esencial y característica, revelando cimientos e implicaciones de una manera particularmente explícita. 

Hay muchos tipos de libros para niños, pero lo que distingue a los libros-álbum es la presencia de ilustraciones protagonistas, algo que el común de la gente explica por el simple hecho de que los niños las necesitan. Pero en el caso de los álbumes ilustrados, quizás esta presencia responda a la simpleza de las palabras cuyo sentido completan. Por ejemplo: la palabra "árbol", por sí sola denota un objeto, pero ¿por qué se dice o representa esa palabra?, y en caso de que sea una palabra desconocida, ¿qué es, qué significa, cómo es? Una vez que la ilustración está presente, las respuestas son más claras, pero no por ello limitan lo lúdico o la fantasía. Por el contrario, las ilustraciones de este tipo de literatura infantil están colmadas de detalles que hacen al objeto cuestión fundamental de la historia.

 Ahora bien, desarrollemos la siguiente paradoja: las palabras simples, resultan complicadas. Así, las palabras simples escritas, son lo que se conocen como signos arbitrarios. Siguiendo con el ejemplo de la palabra “árbol”, por sí sola no se asemeja en nada a lo que representa. Existe y ofrece significados dentro de una compleja red formada por otros palabras: naturaleza, semilla, flor, tierra, crecimiento, rama, sombra, cielo, gente, y así sucesivamente.


La ausencia de palabras complicadas hace de las simples que figuran un escenario que atrae, por que las deja incompletas, misteriosas… y es en ese punto que entran las ilustraciones, que son el signo reconocido como icónico. En un libro-álbum la imagen es portadora de significación en sí misma en diálogo con la palabra.


Muchas veces, la ilustración del árbol está en lugar de todas las palabras más complejas que podrían comunicar lo que árbol significa, inspira o representa. Los adultos tienden a suponer que un niño no podría darle sentido a todas esas palabras complejas, pero sí a través de una ilustración. Son los mismos adultos que consideran a la literatura infantil como una literatura menor: como los más chicos no pueden entender como ellos, necesitan libros que digan menos.
Sin embargo, el libro-álbum no busca un lector pasivo, y las imágenes no están allí sólo para aclarar lo que dicen las palabras., para hacerlas más entendibles. Hanán Díaz explica “está demandando a un lector inteligente, agudo, despierto y participativo. Mientras los textos piden un discurso lineal, hacia adelante para poder encontrar sentido como en una narrativa clásica, las imágenes, por el contrario, piden detenerse para ver y observar toda una cantidad de detalles que tienen”.  De ahí la dependencia entre texto e ilustración, uno y otro no pueden ser entendidos por separado, se necesitan y están en constante interacción. Y también la dependencia casi romántica entre lo que el género ofrece y el receptor de estas lecturas busca, encontrando en las historias amplias posibilidades para tocar diferentes temas y personajes, con fantasía y realismo, pero no limitados a ello sino también a ser reflejo de los tiempos modernos o a situaciones que han hecho historia, incluso de las más difíciles como la guerra.

Frente a las predicciones apocalípticas del fin del libro a partir de la presencia hegemónica de la imagen, que supone el enfrentamiento de ambos lenguajes, algo así como libro vs. televisión, libro vs. Internet, nos encontramos con un tipo de libro que ha sabido reconocer la importancia de la imagen en nuestra cultura, haciendo de la conexión entre ambos códigos un lugar de experimentación e innovación de los libros para niños.
Si bien es un género bastante moderno (ya habrá tiempo para introducirnos en su historia), está reinventándose constantemente. Teresa Durán lo define y entiende como "heterodoxo, no sólo por lo que dice, sino sobre todo por cómo lo dice, y también por quién lo dice y para quién lo dice. Puesto que el álbum rompe inercias, tanto en la práctica editora como en la práctica lectora, ya que no siempre se puede precisar, cuando está entre tus manos, qué fue primero, si el huevo o la gallina, si el texto o la imagen, si la idea o el libro resultante, si se destina a un lector infantil o adulto."

Para finalizar desde la educación sentimental obtenida en Los Libros del Vendaval, nos corremos un poco de tanta teoría y mirándonos el ombligo, o bien, el corazón, resaltamos aquello que cuando decidimos sumergirnos en el mundo del libro-álbum sentimos profundamente: "suspenden, maravillan y deslumbran... te llevan lejos".



Bibliografía:

- Cruce de miradas: Nuevas aproximaciones al libro-album de Teresa Colomer, Bettina Kummerling-Meibauer y María Cecilia Silva-Díaz
- Revista Imaginaria 
- Entrevista de LaPrensa.com.bo a Hannán Diaz
- El Poder de la fantasía y la literatura infantil, de Victor Montoya

viernes, 20 de enero de 2012

Invitación en primera persona para los que anden por Roma


"Tengo
el gran honor de trabajar en este libro de Orecchio Acerbo Editore, de quienes su trabajo y actitud admiro tanto.


Esta semana sale Bruno que es una historia escrita con mucha sensibilidad por Nadia Terranova, de Bruno Schulz: escritor y artista polaco judío. Ilustrar este libro fue una experiencia muy especial y fuerte para mí, por lo que voy a tratar de organizar mis pensamientos y tener una cierta perspectiva para poder escribir sobre ello aquí pronto.

Mientras tanto, desde el 15 de enero ya se abrió la exposición de las ilustraciones originales en la galería de Tricromía en Roma. También habrá una presentación del libro.
Por desgracia, no podré estar en la presentación, pero voy a estar en Roma el 27 de enero en la firma de libros. Esperamos ver a algunos de ustedes!" Ofra Amit



miércoles, 18 de enero de 2012

Los sueños de Helena

Libros del Zorro Rojo, en diciembre pasado difundió en su sitio esta maravilla que conmueve: Los sueños de Elena, de Eduardo Galeano ilustrado por Isidro Ferrer

¡Qué dupla tan feliz, para las letras y las imágenes!


martes, 17 de enero de 2012

Acerca del libro-álbum

¿Qué es eso de los libros-álbum? Este video abre la puerta y a través de definiciones, explicaciones, imágenes, ejemplos... invita a pasar a ese maravilloso mundo que nos apasiona y acá nos encuentra.

Tita, la planta maldita de Paula Fernández y Poly Bernatene

En mi libro de recetas
varios secretos hay.
Escorpiones provenzal
gusanitos fritos sin sal.

Sin embargo mi preferida
es mi receta querida,
ranitas saltarinas
con queso y sin harina.




Tita, la planta maldita es el libro-álbum de las rimas ingeniosas y de las ilustraciones maravillosamente grandilocuentes. La dupla Fernández y Bernatene se han entendido a la perfección, para que la poesía y la fantasía sean protagonistas de esta lindísima obra disparadora de sonrisas y colores.

Reseña por Barb Pistoia  

Tita, la planta maldita de Paula Fernández y Poly Bernatene. Ojoreja
Disponible en Los Libros del Vendaval
loslibrosdevendaval@gmail.com




lunes, 16 de enero de 2012

Anthony Browne

Anthony Browne es un escritor e ilustrador que nos apasiona.

Nació el 11 de septiembre de 1946, casualmente -si es que existen las casualidades- el día en que en nuestro país, Argentina, se celebra el Día del Maestro.

Browne es de Gran Bretaña, y con el correr de su carrera, es reconocido mundialmente por el humor, la ironía, lo surrealista e ingenioso que lucen tanto su narrativa como sus ilustraciones.

Pasó los primeros años de su vida en el bar de sus abuelos, cerca de Bradford, viviendo todos juntos. Alrededor de sus cinco años, la familia se muda a Lightcliffe, un un pueblo cerca de Halifax, debido al empleo de su padre, lo que generó en su madre profunda felicidad al sentirse más libre dejando atrás la convivencia con sus suegros. Aquellos años de su infancia los recuerda muy feliz, siempre haciendo hincapié en el profundo lazo con su hermano Michael, dado que casi no tienen diferencia de edad.

Desde muy pequeño demostró su pasión por los deportes, sobre todo por el rugby, del que participó profesionalmente, ganó premios y hasta apareció en periódicos por sus juegos. Pero Anthony mantiene desde su niñez un juego preferido que es "El juego de las formas", lo que él mismo explica como "un juego que jugamos todos, y tal vez no se llama así pero es tan sencillo como partir de una forma ordinaria y adicionarle unos cuantos detalles extraordinarios, entonces la imagen cambia de lo más representativo a algo extraño, onírico e interesante... y bueno, el dibujo es un ejemplo avanzado de eso..."

El inicio escolar fue en un instituto privado, "por lo conservadores que eran mis padres, pero felizmente se dieron cuenta que era mejor ir a la escuela pública para no hacernos crecer en realidades que no representaban lo que realmente sucedía a nuestro alrededor". Entre el colegio y el pueblo, junto a amigos y su hermano, es que el pequeño Browne está lleno de anécdotas que van desde su comportamiento en clase a disfrutar de cada rincón que las calles ofrecían, "en la mayoría de los libros ilustrados que he producido he reflejado varios momentos de mi vida, desde la presencia de los deportes hasta los paredones de mi pueblo o los túneles por donde nos mandabamos para buscar aventura".

Cuando llegó la hora de la facultad coqueteó con Publicidad e intercaló con Artes, perolo cierto es que lo desilusionaba el modo en que se daban las carreras y la dinámica que exigían. Así fue como entendió que le sería también muy difícil vivir del dibujo, porque había cuestiones sistemáticas del oficio que no le gustaban.
Pasaron algunos años hasta que finalmente culminó sus estudios en la facultad de Leeds. En tanto, fue buscando su espacio, tanto en relación de dependencia como free-lance, pero al costarle tanto encontró finalmente estabilidad al lograr el empleo en el Hospital Manchester Royal Infirmary, algo que para él fue fundamental.

"Mi empleo consistía en hacer ilustraciones para la Universidad de Manchester que ayudaran a los estudiantes de medicina a entender las operaciones. Recibía el mismo salario que un profesor, lo que me parecía fabuloso, pero a la vez estaba aterrorizado porque no tenía idea de lo que estaba haciendo y era increíblemente difícil. A medida que le fui tomando el gusto, lo empecé a disfrutar y a poner mi impronta, aunque claro, tampoco podía irme demasiado ya que debía dibujar órganos, pero le encontré el sentido, y lo mejor es que por primera vez me pagaban para jugar al juego de las formas."

Para comprender la importancia de éste trabajo en su vida, Browne describe: "aprendí más en mis dos años del hospital, que en los cuatro que pasé por la escuela de arte. Fueron los años en los que desarrollé las habilidades que me han servido a lo largo de mi carrera, no solo por mejorar significativamente el dibujo, sino por entender la forma de contar historias difíciles a través de una serie de ilustraciones".

Su historia continúa habiendo llegado a un punto de estancamiento y de nuevas necesidades, entonces decide dejar atrás el hospital y salir a la cancha en plan ilustrador, y como nuevamente le costaba poder mantenerse,esta vez se abrió a la idea de crear tarjetas de felicitación para complementar algún ingreso que surgía por Pubicidad -área en la que él se sentía bastante a disgusto-. De la mano de sus tarjetas logra una entrevista con el director de la Galería Gordon Fraser para comenzar a exponerlas y distribuirlas por allí. Sin embargo, a pesar del prestigio y de la leve mejoría que eso le daría a su vida económica, lo mejor estaría por venir...


Promediando los '70, tiene innumerables entrevistas con editoriales hasta que se topa con Michael Brown de Hamish Hamilton quien le sugiere dedicarse a los libros ilustrados, algo para él desconocido, por lo que siguiendo su consejo se reune con la editora Julia MacRae, quien hasta el presente sigue siendo una especial consejera de Anthony.

A través del espejo mágico es el primer libro-álbum de este ilustrador-escritor inglés que hoy es referente mundial del género. La saga de Willy lo ha llevado a los primeros puestos mundiales, pero el especial de Los Libros del Vendaval, abre paso ahora a las propias palabras del protagonista para conocerlo más y por consiguiente a su obra, pero también para comprender mejor el mundo de los álbumes ilustrados.

Los gorilas:
"La pregunta que más me hacen es 'por qué dibujas tanto gorilas' y no tengo una sola respuesta. En primer lugar podría decir que es por el simple hecho de que me fascinan... me he pasado horas en diferentes zoológicos frente a ellos y su mirada es maravillosa. Si los mirás fijos es como si dentro de su mirada hubiera otro ser humano devolviéndotela, y el parecido con nosotros me resulta estimulante. En segundo lugar, me gusta mucho más ilustrar ancianos que jóvenes, por las texturas que se logra, pero a la vez, dibujar gorilas es doblemente placentero porque a esos contornos de piel, se le suman sus arrugas, bultos, músculos, pelo... todo es irresistible para el lápiz. En tercer lugar me recuerdan mucho a mi padre, quien era grande y fuerte, tenía un lado agresivo que se desplegaba por ejemplo en la cancha de rugby, pero otro altamente suave y lúdico, por ejemplo se pasaba horas dibujando junto a mi hermano y conmigo. Tal vez lo que más me apasiona de los gorilas es esa mezcla de fortaleza y dulzura, pero sobre todo, como cuidan a su familia... Y por último, una respuesta que me dio un niño diciéndome que en realidad los gorilas son los que se parecen a mi cuento, pareciéndose normales pero no... entonces el niño me explicaba lo que en otras palabras sería surrealismo, como si cada gorila fuera la versión mejorada o alejada de nosotros".


♦  La industria actual:
“Tengo la esperanza de seguir haciendo álbumes ilustrados mientras me sea posible. Suponiendo que la edad no me lo impida, la única otra amenaza potencial que percibo es la que se cierne en general sobre los álbumes ilustrados: me preocupa la industria y por varias razones. Recortes en los presupuestos de bibliotecas, limitaciones en los inventarios de libros impuestas por las principales cadenas de librerías, la amenaza del libro electrónico, los videojuegos, la televisión y los DVD… además de la manifiesta caída de la popularidad de los álbumes ilustrados entre los padres. Sí, todas esas cosas me preocupan.”

Su carrera:
“Algo que puedo afirmar sobre mi carrera es que siempre he tratado de hacer los mejores libros que he podido. Estaba a punto de decir que concentrarme en hacer buenos libros en lugar de comerciales, pero ese es un lujo que me he podido permitir solo en años recientes, pero la verdad es que siempre he abordado mis libros de esa manera. Conforme aumenta mi edad y publico más libros, me he vuelto más atento a la calidad de cada uno, lo que en parte explica por qué mi ritmo de producción se ha vuelto más pausado. Siempre intento producir libros en los que crea. Doy gracias que me ha tocado trabajar con gente conocedora y comprensiva, lo que me ha permitido producir mi propio estilo de libros-álbum.”
  
Inspiración:
“A pesar del orgullo que tengo por mis libros, las mayores satisfacciones que me ha dado la vida son mis hijos. La alegría, el placer y la inspiración que me han dado Joe y Ellen es incomparable, y el ser padre es más importante que ser escritor e ilustrador. Es un cliché acertado eso que tener hijos te cambia todo, y no puedo medir como ha mejorado mi vida desde que ellos forman parte de ella. Y por supuesto que eso se traduce también en mi trabajo, porque ser padre me permitió ver de primera mano qué sensibles, inteligentes y curiosas son las mentes de los niños. Antes cuando creaba mis libros me apoyaba sobre todo en mis propias experiencias de la infancia y en las respuestas de los niños con los que hablaba en las escuelas, sin embargo, ver crecer a mis propios niños me hizo experimentar la infancia por segunda vez”.

Los libros-álbum
 “Tengo la firme creencia que los álbumes ilustrados son algo especial. A veces oigo a padres tratar de convencer a sus hijos que lean libros ‘de verdad’ –o sea, libros sin ilustraciones– a edades cada vez más tempranas. Esto me causa tristeza, porque los álbumes ilustrados son perfectos para compartir, y no sólo con los niños más pequeños. Como padre, entiendo la importancia del vínculo que se forma al leer y comentar un álbum con el niño. Creo que los mejores álbumes ilustrados abren un espacio entre las imágenes y los textos, y ese espacio lo llena la imaginación del lector, que así contribuye activamente a la emoción de la lectura. Los álbumes ilustrados son para todos, a cualquier edad, no son libros para descartar cuando uno envejece. Los libros-álbum, en las imágenes, contienen claves narrativas, dicen al lector lo que piensan los personajes o qué emociones sienten, al leer estas claves se obtiene una comprensión mas profunda de la historia.”

El dibujo y "el juego de las formas"
"Nunca he podido parar de dibujar, y va más allá de un oficio o trabajo... aun si tuviera que dejarlo por alguna razón, no podría evitarlo desde la vida placentera. 'El juego de las formas' es el vínculo que une mi vida con el trabajo. Lo que empezó como un pasatiempo trivial, inventado para las tardes de lluvia, se ha convertido en el núcleo de todo lo que hago: cuando no estoy dibujando sobre papel, lo hago en mi cabeza, juego despierto y juego cuando duermo. Podría haberme vuelto loco, pero no... Al envejecer, desde luego, mi cuerpo jugará 'el juego de las formas' consigo mismo, tomará su forma actual y la distorsionará hasta volverla la de un anciano, tal vez mi mente cambie también; las cosas podrán volverse más confusas y tal vez pierda la capacidad de diferenciar entre lo que es real y lo que es producto del juego... no obstante, estoy seguro que continuaré jugándolo el resto de mi vida. Y eso me parece bien!".

 


Nota por Barb Pistoia 

Bibliografía:
Anthony Browne "Jugar el juego de las formas" por Joe Browne

sábado, 14 de enero de 2012

Cerca, de Natalia Colombo

“El señor Pato, como todos los días, se va a trabajar. El señor Conejo, como todos los días también se va a trabajar. Siempre se cruzan”. Natalia Colombo así comienza a describir una situación de la vida diaria, cotidiana a todos. A lo largo del libro-álbum transcurren encuentros desencontrados entre los protagonistas. ¿Cómo es eso? La incomunicación en la era de la comunicación absoluta. Velocidades con las que posiblemente uno vive, y ese asunto de ir viendo sin mirar tal vez… “Nunca se saludan. Y es una verdadera pena… Podrían ser grandes amigos”. Irónico, con poco texto logra decirnos todo eso que necesitamos para empezar a escuchar mas allá de la velocidad. Hermosas ilustraciones!

Reseña por Barb Pistoia  

Cerca, de Natalia Colombo. Ed. Kalandraka
Disponible en Los Libros del Vendaval





Leer es contagioso

Un encuentro con los libros: así como la nutrición es vital para crecer y desarrollarse, los libros nutren los sentimientos, el juego, las ideas, la vida.

viernes, 13 de enero de 2012

Un papá a la medida, de David Calí y Anna Laura Cantone

“Mi mamá y yo hemos puesto este anuncio en el periódico: «Se busca un papá tan estupendo como mamá. Los que no lo sean, que se queden en su casa»”. Una niña, que con profunda admiración y amor enumera las cualidades de su madre, cree que es necesario incluir en ese mundo perfecto que las dos conforman a un papá que esté a la altura. Con mucha expectativa y un sinfín de exigencias, comienza la búsqueda que dará como resultado un final feliz. Así, Calí y Cantone, logran con sus textos e ilustraciones, avanzar sobre el tema de las nuevas familias con mucha diversión.

Reseña por Barb Pistoia   

Un papá a la medida, de David Calí y Anna Laura Cantone. Ed. Edelvives
Disponible en la librería Los Libros del Vendaval 




Hermoso corto

jueves, 12 de enero de 2012

Espejo, de Suzy Lee



Una vez mas Suzy Lee nos lleva a un encuentro mágico con sus obras. A ese momento de sentarnos a mirar, ella le suma el silencio de la lectura que se despierta en las sorpresas que de la misma surgen.

"Espejo" ilustra emociones y simplezas, sin medias tintas. En ese pasar de páginas, se escribe una historia iluminada por el especial uso que hace de los colores, en la fina gestualidad de la protagonista y en el conocimiento de la autora de utilizar al máximo las posibilidades creativas que el libro-álbum brinda.

Lee logra hacer inmensa su forma de contar la relación de uno consigo mismo, de uno con la realidad y la ilusión. No necesita de textos para llenarnos de expresiones, y utilizando la separación del libro desde su lomo, lograr marcar el punto de encuentro con el juego de la figura y desfiguración - segun el aumento del espejo - y así le da ritmo al reflejo.

Este hermoso libro-álbum, sabe a romance y a alegría, sabe a matices y a intensidades, sabe a gustos y aceptaciones... sabe a tanta sensibilidad, de las mejores sentidas, como esconde nuestro ser, y nos muestra un camino a todas esas caras nuestras que vamos descubriendo cuando nos permitimos lo lúdico.

Reseña por Barb Pistoia   

Espejo, de Suzy Lee. Bárbara Fiore
Disponible en la librería Los Libros del Vendaval
loslibrosdelvendaval@gmail.com
 


domingo, 8 de enero de 2012

Quint Buchholz

Quint Buchholzes es uno de esos ilustradores que nos emocionan de lo mucho que nos gustan. Por eso es que queremos compartir con ustedes el hermoso sentimiento que sus imágenes provocan, pero además invitarlos a recorrer un poco la vida y la relación de él con el mundo de la ilustración.

Éste alemán nacido en 1957, inicialmente estudiante de Historia del Arte y luego de Bellas Artes, comenzó su carrera en 1988 dedicándose a la literatura infantil y juvenil, y es desde entonces que enamora con los tesoros que publica.

"Cuando comienzo un dibujo tengo que saber exactamente qué va a haber en cada sitio, por eso necesito un esbozo antes y siempre hago un dibujo previo con los perfiles de los elementos de la ilustración. Cuando no existían aerosoles, usaba la técnica del estarcido, soplando con un tubo. Con este método cubro las grandes extensiones, y las partes que no tienen que recibir tinta las tapo con un papel. Esta es la parte más fácil. Entonces cojo una pluma, la más fina, y le doy la vuelta para que sea más fina todavía... con eso trabajo todos los espacios, de manera que esta estructura gruesa quede más fina, y con la pluma dibujo todas las sombras y los detalles. Es una técnica que necesita mucho tiempo y que requiere mucha paciencia”

Las ilustraciones de Quint generan ámbitos literales, en cuanto a clímax y profundidad, logrando un equilibrio perfecto entre lo que podría ser una fotografía y un cuadro, de tal manera que sus escenarios son pura naturaleza. Sin embargo, él dice ser inconsciente del uso que hace sobre los matices y las luces, ambas cuestiones claves a la hora de tomar una foto o bien pintar.

Es vox populi la referencia constante, y la comparación desde el mejor de los sentimientos, que hacen entre él y el gran Hopper, un pintor del que siempre fue admirador. A propósito de ello, New York Times ha dicho de la obra de Buchholzes "son ilustraciones que podría haber pintado Hopper si hubiera estado tomando clases con Magritte." 


Cada ilustración del alemán es tan detallista, que lleva consigo una historia propia que se profundiza en la comunión de unas con otras cuando de libros-álbum se trata.

Pero anteriormente a éste presente con larga trayectoria, Quint se dedicó a pintar y hacer exposiciones como tal, aunque de aquellos años los recuerdos no son los mejores dado que por su técnica no lograba agilizar los tiempos para cada muestra y sentía que algo en su obra quedaba incompleto, y por ello no gustaba al público y ni a él lo terminaba de hacer feliz.

Habiendo pasado momentos bastante duros economicamente hablando, el viento a favor comienza a soplar cuando empieza a darse con diferentes editoriales, a las que llega por participar en diferentes ferias de libro y bastante incentivado por amigos. En la vida tienes que dar con la gente adecuada en el lugar adecuado”. Así, a pesar de haber oído muchísimas veces que sus trabajos no eran para niños, él apostó a la ilustración convencido en sus propias formas y comprendiendo - a fuerza de necesidad - que sí debía afinar los tiempos para lograr que su carrera sea redituable.

Pero para publicar un libro, se debía sortear otra cuestión más: el proceso creativo de la mano de un escritor, comenzando por aprender a liberar sus imagenes a la interpretación del autor. Y aún acomodándose a la convivencia del asombro que causaba en él, ver como cada ilustración generaba sentimientos tan diversos según la persona. Con el pasar de los años aprendió a domar la ansiedad notando que las mejores historias surgían de no andar tan encima de quien le daría el texto, sino mas bien de ir dejando que las situaciones nazcan y vayan tomando vuelo.

“Duerme bien, pequeño oso” fue el libro con el que cobró notoriedad Quint Buchholz, de quien se puede celebrar que cada una de sus publicaciones fueron traducidas en mas de veinte idiomas compartidos con chicos de todo el mundo que se enamoran por la dulzura de cada ilustración y la línea intimista que consigue para contar cada historia que quiere relatar, y bien, retractar. “El coleccionista de momentos” es otro libro-álbum de los más conocidos que fue incluido en una selección de los diez mejores del género en una lista del New York Times Review. Con éste mismo, alcanzó el Premio Bologna Ragazzi Award al mejor libro infantil extranjero del año. 

Pues no fue mala su elección de seguir por el camino de la ilustración infantil y juvenil, a pesar que para muchos el público correcto para su obra sea el adulto, dado que para él su mayor premio, el que mas orgullo le despierta, es el que ganó en Suiza, el Prix Anfantaisie - por "El coleccionista de momentos" - al mejor libro-álbum publicado en francés, y el jurado estaba conformado íntegro de niños.

El artista alemán considera que a ellos no hay que darles todo servido, y desde esa convicción, darles el espacio para que cada imagen sea un punto de partida. De hecho, en el contacto de Buchholz con los mas pequeños, recibe el reconocimiento de saber que con cada ilustración ellos arman nuevas historias, paralelas a las que en los libros-álbum se cuentan.

Algo que incluso él mismo hace, como para no perder el encantamiento de la búsqueda y la realización: "De vez en cuando necesito pintar imágenes que no tengan relación con nada de manera que yo pueda ver dónde me conducen”. Es por ello, que sus ipinturas dan vuelta al mundo en diferentes motivos y expresiones, con su clara identidad embellece postales, posters, tapas de CDs, etc.

"Lo que ves, es lo que eres", dice Buchholz tratando de despegar de la definición de artista realista que cae sobre él. Explica que su mayor obsesión es la atmósfera, por que es allí donde se encuentra el sentimiento de la obra, "no tiene sentido dibujar la realidad, por que a los cincos minutos ya es distinta", por lo que prefiere hablar de "realismo mágico o puntillismo".


"Con mis pinturas quiero ofrecer diferentes posibilidades... son historias abiertas, sin un principio ni un fin, mismo si hay un cuento propio o ajeno que las acompañe también quiero que quede algo suspendido, sin decir, y que eso genere en el observador o lector una necesidad. Entonces la obra la terminamos entre todos cada vez que querramos, por que quien la mira se mueve con ella agregando su historia o bien, lleva la imagen a su propio camino".

Cómo siempre, esperamos que a ustedes les guste tanto como a nosotros, y también deseamos que nos cuenten que les parece. Nada mas feliz para el Vendaval, reconocer juntos sensibilidades y alegrías que el abrir ésta puerta nos lleva a vivir.

Quint Buchholz, el gusto es de todos.
 

 
Nota por Barb Pistoia 

Bibliografía
Revista Babar

Lóguez Ediciones
El cuento de la buena pipa
Club Kirico
Goethe

Cuatro Gatos 
Todos tus libros
Quint Buchholz